Gå direkte til navigasjon Gå direkte til innhold Gå direkte til login box

Mecanismos internacionales de equidad de género

Para que los objetivos internacionales de fortalecimiento de los derechos humanos de las mujeres puedan lograrse y para que el desarrollo sea posible, deben establecerse mecanismos institucionales de equidad de género con miras a monitorear el cumplimiento de estos objetivos. Desde una perspectiva de género, en las políticas y en la administración deben incorporarse prioridades adicionales para las mujeres.

Aunque muchos de los Estados miembros de la Organización de Naciones Unidas tienen la intención de fortalecer los derechos humanos de las mujeres y tienen metas de desarrollo que consideran las diferencias entre los sexos, con frecuencia la implementación de las  leyes y los  planes de acción es débil. Ejemplos de mecanismos de equidad de género son las instituciones nacionales como los Ministerios de Equidad y No Discriminación, las instituciones de investigación y los entes de apelación. Ejemplos de mecanismos internacionales de equidad de género con los que deben cumplir los Estados miembros de la Organización de Naciones Unidas son ONU Mujeres y la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres (CSW).

Las razones por las cuales las intenciones y visiones no se implementan son la falta de voluntad política y de priorización y la falta de conocimiento. Incluso en los casos en los que se establecen mecanismos de equidad de género, los mandatos no claros, la falta de personal adecuado, la falta de capacitación, la falta de datos de investigación y la insuficiencia de recursos se constituyen en impedimentos para el logro de resultados concretos y eficientes. Otro problema es que la responsabilidad de implementar leyes, políticas y una administración sensible al género no está anclada en el sistema y los líderes y embajadores no se ponen sus “lentes de género”.

Desde un punto de vista más positivo puede decirse que algunos países han sido exitosos en el establecimiento de entes de apelación e informan de forma regular a la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres (CSW) sobre lo que se hace para mejorar la situación de las mujeres de cara al Plan de Acción de Beijing (1995). Los Estados miembros deberían también informar al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas sobre lo que están haciendo para proteger, prevenir, investigar y castigar los abusos de derechos humanos en sus respectivos países, y con frecuencia la sociedad civil es activa en el esfuerzo de generar los llamados “informes alternativos” sobre la situación de las minorías, bien sea que se trate de indígenas, mujeres, refugiados, etc.
 
Los entes regionales están interesados en el fortalecimiento del desarrollo de las mujeres y la implementación de mecanismos institucionales de equidad de género, pero la limitación de recursos obstaculiza la implementación plena de sus mandatos. También se han desarrollado metodologías para la implementación del análisis de género en las políticas y programas de desarrollo para evitar la discriminación contra hombres y mujeres.